“Sufrí parálisis facial por cuidar de mi marido enfermo”

“Cuidé a mi esposo todo lo que pude. Se caía mucho y yo sola tenía que levantarlo. Del estrés, me dio parálisis facial. Él falleció de un infarto y lo extraño mucho”: Mercedes L.

¿Cómo ha sido tu experiencia como cuidador? Seguramente un enorme reto que, en ocasiones, tal vez ha tenido estragos en tu salud.

De ahí que, en Internet, existan sitios dedicados a personas como tú, que asumen la admirable labor de velar por la salud de un enfermo y que, en el camino, podrían necesitar de información valiosa para lograrlo.

Hace poco hemos leído en Theramart, una serie de claves importantes para un cuidador con el fin de sobrellevar el desgaste que a veces implica. En sus redes sociales, los usuarios han dejado comentarios como los siguientes:

“Mi madre tiene 95 años. La cuido de todo y por todo. Pero hay días en que me deprimo tanto que lloro y lloro, y así es como me desahogo”: Marta R.

“Si uno asume cuidar a un familiar es porque tienes un gran corazón y eso te alivia la carga de actividades. Pero es rudo y muy estresante. Te desgastas física y emocionalmente, y lo más triste es verte sola sin un familiar a tu lado. No para que realice el cuidado directo, pero para una palabra, un abrazo o llorar y reír contigo”.

“Es una realidad: el cuidador enferma y nadie se da cuenta”: Gilda C.

Estamos de acuerdo en estos testimonios. Cuando una persona cae enferma, las atenciones de vuelcan hacia ella, lo cual a veces termina haciendo a un lado al cuidador, quien también podría terminar enfermo si no protege su salud.

También te puede interesar; «Soy la única cuidadora de mi madre» Testimonio de un cuidador quemado

 

Entonces, ¿cómo equilibrarlo?

En la publicación mencionada, Theramart recomienda:

  • Mejorar el descanso.
  • Compartir las tareas de cuidado con otras personas.
  • Fomentar la independencia en la persona enferma.
  • Hacerse de un tiempo libre para convivir con amigos.

En los testimonios, también puede leerse la impresión que tienen algunas personas al asociar el cuidado de un enfermo con el género.

“Y siempre nos toca a las mujeres. Los hombres de la casa poco ayudan. Lo digo por experiencia”: Aura P.

Por ello, otra de las claves es no asociar el rol del cuidador con un tema de género. La ayuda siempre será bienvenida, sin importar el sexo de la persona. Si crees que no podrá con el trabajo, capacítale. Enséñale cómo se hace. Pero no partas de un preconcepto como ese para dejarte ayudar. El mundo está lleno de grandes cuidadores y de grandes cuidadoras.

Uno de los temas recurrentes en esos testimonios tiene que ver con el error de dedicar el 100% del tiempo a cuidar al enfermo, lo cual puede tener tristes consecuencias.

“Yo cuidé a mi padre hasta el final y era la persona más linda, respetuosa y dulce. La noche que se fue se me acabó el mundo. Ya no tenía con quién hablar, salir ni pedir consejo”: Mery S.

Entendemos por qué dedicas tanto empeño a la salud de tu adulto, pero nos gustaría que también te dedicaras tiempo para ti. Tú eres igual de importante y mereces una red de apoyo, conformada por toda la gente que te quiere. Si emocionalmente te desgasta, puedes acudir a terapia y trabajar este tema.

Como puedes darte cuenta en estos testimonios, la idea es lograr un equilibrio sano entre las batallas que el cuidador enfrenta al velar por la salud de su enfermo y, al mismo tiempo, la enorme necesidad de cuidar de sí mismos y con la mejor actitud posible.

“Es difícil estar al pendiente de todo. Pero Dios te da la fuerza que necesitas día a día. Lo estoy pasando con mi madre y pa’lante vamos a superar esa fractura de cadera con paciencia y amor”: Luz M.

Estamos contigo

Hay un dicho popular que dice: “Nadie sabe cuánto pesa el costal, más que el que lo trae cargando”. Se refiere a que solo la persona que ha vivido determinada situación conoce a fondo lo que ha implicado. Los cuidadores podrían ser un ejemplo de ello.

Y es que, en varias ocasiones, quizá únicamente las personas que dedican su tiempo y esfuerzo a la asistencia de alguien más saben el desgaste que puede implicar en todos los aspectos.

Sin embargo, la carga puede ser más llevadera con la ayuda de estas claves que te hemos compartido. Recuerda que tú y nosotros somos un equipo.

Abraham Monterrosas Vigueras

Author Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clínico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar.

More posts by Abraham Monterrosas Vigueras

CUÉNTANOS QUE PIENSAS