fbpx

Mercedes Silva nos cuenta su conmovedor testimonio como cuidadora

Mercedes Silva es cuidadora y una mujer sumamente agradecida. Cuando su padre pudo, cuidó de ella con gran dedicación. Y ahora que es al revés, tiene un genuino interés por hacer que su padre viva lo mejor posible.

La mujer de 50 años vive en Managua, Nicaragua junto con su padre Neri, quien desde niño padece psoriasis. Más tarde, enfermó de diabetes, artritis reumatoide y neuropatía diabética.

La enfermedad le desgastó las vértebras de la columna vertebral, por lo cual perdió totalmente la movilidad de sus extremidades inferiores y ya no pudo volver a caminar. Es paciente de silla de ruedas”, nos contó la cuidadora abriendo completamente su corazón.

El clima extremo de calor y la situación de postración de su padre empeoran el cuadro y hacen que Mercedes viva con muchos altibajos en su cuidado, ya que es muy difícil prevenir lesiones de la piel en estas condiciones. Esta circunstancia la llevó a ponerse en contacto con Vida de Cuidador

El reto de cuidar todos los días a una persona dependiente

Mercedes cuida de Neri de lunes a sábado, maneja su dieta, lleva el aseo de su ropa, se encarga de su baño y vigila su medicación. Pese al trabajo que todo esto le representa, asegura hacer su labor con mucho gusto:

“Disfruto poder acompañarlo, tener temas de conversación para transmitirle ánimos. Considero que es una manera de minimizar la realidad de su situación”, compartió.

Durante su juventud, Neri fue muy activo y trabajó toda su vida como contador y profesor, algo que ahora es una inspiración para su hija y cuidadora principal.

 “No me pesa lo que hago y es una gran oportunidad de poder servir en vida a mi papá. Con él he aprendido a desarrollar virtudes de amor, compasión, paciencia y fortaleza. También a caminar con fe, humildad y oración”.

Productos que van a mejorar la calidad de vida de Neri y Mercedes

Aunque realiza sus labores con amor y agradecimiento, Mercedes ha compartido la dura situación que está viviendo. Actualmente, se encuentra desempleada y viven de la limitada jubilación de su padre. Pero no es el único problema.

“Debido al calor que hay en Managua y a que mi papá permanece de su cama a su silla de ruedas, todo el tiempo sentado, de vez en cuando le sale una úlcera en el coxis, lo cual no he permitido se le complique, pero de repente vuelve a aparecer”, comentó.

Inmediatamente nos pusimos en contacto con Theramart, y no tardaron en hacerle un envío muy especial. A Neri le llegó un cojín de asiento TheraPressure (para evitar úlceras), un Topper para colchón TheraWave Gel (para dormir más fresco y cómodo) y un protector para asientos TheraSafe (100% impermeable y antideslizante).

 

“Gracias a Theramart por ser una empresa con responsabilidad social. Pude recibir tres tipos de productos que están diseñados par pacientes con la situación de mi papá de inmovilidad. El cojín antiúlceras vino a aliviar el ardor y escaras debido a la presión que ejerce el cuerpo al permanecer solo sentado en su silla de ruedas; el colchón antiescaras vino a darle más comodidad y a evitar más ulceraciones en otras partes de su cuerpo; y el protector impermeable le ayuda a proteger de derrames de orina y es fácil de lavar”.

 

¿Cómo es cuidar a otra persona?

Cuidar a otro ser humano es una emotiva responsabilidad. Mercedes Silva lo entiende a la perfección y, pese a los desafíos, mantiene la mejor actitud… algo que le gustaría dejar en todas las personas que, como ella, salvaguardan el bienestar de un ser querido.

“Aprovecho esta oportunidad para felicitar y alentar a otros cuidadores. Su labor diaria será recompensada con grandes bendiciones de lo alto. Lo que nos diferencia de otro tipo de trabajadores es que nuestra labor es de amor desinteresado; y que somos un apoyo importante moral, físico y espiritual para la persona que cuidamos”.

Y finalizó diciendo: “Sé con todo mi corazón que si pedimos fortaleza y paciencia a Dios, él nos la dará y abrirá puertas para bendecir a nuestros pacientes. Me despido con esta frase: ‘El que no vive para servir, no sirve para vivir’”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to content