Señales de que el párkinson está avanzando ¿Puede detenerse?

Si hay algo de lo que estamos seguros es lo que quieres lo mejor para el adulto mayor que tienes a tu cargo y, nosotros también lo queremos, por eso siempre estamos acompañándote con consejos y recomendaciones para mejorar su calidad de vida.

Pero, no cabe duda que los años también hacen su tarea y, a veces, afectan la salud de las personas mayores, especialmente si padecen enfermedades neurodegenerativas como lo es el párkinson.

Esta enfermedad tiene una sintomatología compleja y evoluciona con el paso del tiempo, a pesar del tratamiento que el paciente siga.

¿Qué quiere decir esto? Que, más allá de que cumplas con las indicaciones médicas, el párkinson puede evolucionar a poco más de 3 años de comenzar el tratamiento.

Existen signos que pueden ayudar a reconocer si la enfermedad está avanzando, para acudir a su médico y juntos evaluar qué tratamiento es el indicado para que su salud no se vea afectada por demás.

¿Cómo es su evolución?

Muchos pacientes con párkinson presentan algún tipo de complicación en forma de fluctuaciones motoras, movimientos involuntarios y afecciones no motoras entre los 3 y 5 años de haber comenzado con los síntomas de la enfermedad y con el tratamiento para paliarlos. (Esto es lo que se considera la “fase avanzada”).

Según la revista sobre neurología El Sevier el párkinson es un malestar degenerativo y progresivo para el cual, al día de hoy, no existe una cura, solo fármacos y tratamientos paliativos para restablecer el contenido de dopamina que los pacientes pierden.

Los enfermos alteran periodos de buen control sintomático con otros de control sintomático deficiente: fluctuaciones motoras con retraso en el inicio del efecto, falló fin de dosis, fallas de dosis y respuestas imprevisibles.

No cabe duda que gracias a los avances de la medicina, los enfermos tienen una mejora importante al menos durante 5-8 años, pero en este período de tiempo algunos pacientes desarrollan complicaciones motoras, y, en algunos casos, además alteraciones cognitivas importantes de difícil manejo clínico.

Además, los periodos de mal control de sus movimientos pueden acompañarse de síntomas no motores. Existen también síntomas no motores que no están relacionados con los periodos OFF, los cuales dependen de la edad y de los años de evolución de la enfermedad.

Primeros síntomas de la enfermedad de párkinson

-Temblor en manos y dedos en situación de reposo
-Rigidez (resistencia o falta de movilidad muscular)
-Dolor generalizado producto de la rigidez del cuerpo
-Lentitud de los movimientos
-Deterioro del aspecto intelectual (cambios en el habla y en la escritura, olvidos, etc.)

Síntomas avanzados del párkinson

-Alteraciones de la postura (tenga en cuenta la cabeza y el tronco hacia delante)
-Trastornos en la marcha (bloqueos, aceleración del paso sin poder detenerse)
-Inestabilidad al girar
-Alteraciones en el equilibrio, con riegos de caer
-Disfagia (dificultad para tragar)
-Disartria (dificultad al hablar)
-Alteraciones de sueño con sueño fragmentado
-Somnolencia diurna
-Depresión
-Ansiedad
-Insomnio
-Aumento de la sudoración
-Alteraciones cutáneas
-Disminución del olfato
-Imposibilidad de regular la presión arterial
-Estreñimiento
-Alteraciones cognitivas neuropsiquiátricas
-Dolor y fatiga

En la evolución del párkinson entran en juego aquellos síntomas que aparecen por primera vez o que son difíciles de controlar y las fluctuaciones y momentos OFF ON de la enfermedad.

¿Por qué los síntomas no dejan de evolucionar?

El párkinson se puede dividir en dos estados de la enfermedad

Estado ON: Cuando el paciente presenta los primeros síntomas, la medicación le proporciona la mayor parte del alivio que necesita para reducirlos, pero, a medida que el párkinson avanza, ya irá siendo más difícil aliviarlos a todos. 

Estado OFF: Es el momento en que los medicamentos dejan de hacer efecto. Y si esto le sumamos un avance de la enfermedad, la situación se torna crítica. En este momento, se incrementan los efectos psicomotrices del párkinson, esto significa el aumento en los temblores o la alteración en la marcha, la falta de ánimo, el dolor y la angustia.

Si bien esta enfermedad no tiene una cura, los profesionales de la salud han logrado detectar que producen por una pérdida progresiva de las neuronas en la zona del cerebro que produce la dopamina.

¿Cuál es el desenlace de la enfermedad?

La neuróloga Sandra Melgarejo sostiene que la enfermedad del párkinson es muy heterogénea y notamos que un paciente está en momentos avanzados de la enfermedad cuando aparecen síntomas que no responden al tratamiento con medicación.

«En esta fase intermedia o avanzada, que hasta hace unos años era muy grave, «actualmente tenemos la posibilidad de mejorar al paciente de forma dramática, ya sea mediante cirugía o la perfusión continua de fármacos por vía subcutánea o intraduodenal».

Sin embargo, reconoce que, por desgracia, aunque estas actuaciones van a mejorar mucho y durante años al paciente, la enfermedad invariablemente progresa, con la aparición de nuevos síntomas.

¿Quieres mejorar el autoestima del adulto mayor? Te revelamos 13 beneficios de la terapia de abrazos con tu familiar

 

¿Cómo vivir mejor aún padeciendo parkinson?

Ejercicio:  Mejora el temblor, el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza muscular. Ejercicios como mover la pierna o el brazo y realizar movimientos exagerados pueden evitar los síntomas motores, estiramientos pueden aumentar su rango de movimiento y aliviar la tensión muscular.

  • Practicar tai-chi: puede mejorar su equilibrio y proporcionar a la mente y el cuerpo la relajación.
  • Yoga: utiliza técnicas de estiramiento y respiración para promover el bienestar.
  • Mejorar el lugar donde vive: Revisar pisos, agarraderas, pasillos y escalones. Lo indicado sería que los espacios del hogar no presentan inconvenientes a la hora de que el paciente necesite transitar por ellos. Se recomienda colocar agarraderas, barras para sujetarse, muebles pesados ​​y sillas con brazos para apoyarse.
  • Reorganizar y evitar el desorden: Mantener las cosas de uso frecuente en un lugar conveniente y de fácil acceso al momento en que se necesita, para reducir un mínimo la frustración y el estrés.
  • Pintar el hogar con colores suaves y cálidos: Los tonos influyen sobre la manera de percibir la realidad y pueden contribuir a relajar al paciente a la vez que le da una sensación de bienestar.
  • Utilizar una fragancia y sonidos agradables: A pesar de que el sentido del olfato de los pacientes con enfermedad de Parkinson podría disminuir, esto no significa que no se benefician de la fragancia de aceites aromáticos, el olor de hornear o cocinar algo, de lociones con perfume y de rociadores ambientales. La música también lo estimula y colabora en su estado de ánimo.
  • Incluya objetos que tengan un valor significativo: Las fotografías de familiares, amigos, vacaciones o mascotas traen recuerdos de seres queridos y lugares favoritos. Evocar momentos importantes sobre logros, celebraciones y pasatiempos o intereses ayuda a tener presente las cosas de valor para la persona.
  • Naturaleza viva: Para quienes se ven limitados en su capacidad de salir con frecuencia, se recomienda colocar cosas naturales dentro de la casa. Planten un pequeño jardín que se puede ver a través de la ventana o compren plantas y flores frescas para colocarlas alrededor de la casa. Seleccione un alimentador para pájaros cerca de una ventana y así poder observarlos o campanillas que suenen con el viento.

Si eres un familiar o cuidador de una persona mayor con párkinson no te sientas mal si notas que la enfermedad avanza. Mejor acompáñalo con cariño, diez presentes las fluctuaciones y el avance de los signos así puede ser más claro a la hora de contar los síntomas al médico especialista. Él es quien determinará el mejor tratamiento.

Victoria Navicelli

Author Victoria Navicelli

Docente, Periodista Digital y Redactora. Investigo, leo, escribo: Profundizo temas de interés y disfruto compartiéndolo con los demás.

More posts by Victoria Navicelli

Join the discussion 2 Comments

CUÉNTANOS QUE PIENSAS