Combatiendo la hinchazón de pies y piernas del adulto mayor

By febrero 26, 2020Cuidando en Casa

¿Quién no ha sentido alguna vez los pies hinchados al final de la jornada? Incluso, podemos no solo sentirlos de ese modo, sino también verlos realmente hinchados desde el tobillo hacia los dedos.  

Conforme aumenta la edad, estas cuestiones que pudieran haber sido sencillas, o resolverse con el descanso adecuado, se hacen más notables, de mayor importancia y dignas de atención.

De este modo, enumeraremos los principales motivos y soluciones de la hinchazón en piernas y pies, sobre todo en adultos mayores, para que el cuidador pueda colaborar en la prevención y alivio de esta sintomatología.

¿Qué es la Hinchazón en las extremidades del adulto mayor?

Este tipo de padecimiento se caracteriza por la inflamación, muchas veces indolora y sin motivo aparente, de las piernas y pies del adulto. Da la sensación de que estuvieran llenas de líquido y los calcetines o la ropa podrían dejar marcas.

También identificada como inflamación de pies y piernas, se clasifica de menor a mayor intensidad de acuerdo con el impacto en las extremidades del anciano. Identificar las fases y actuar a tiempo pueden detener su avance y frenar los síntomas.

Quizá también hayas oído hablar de los edemas, estos se caracterizan por tensar muchola piel y volverla sensible a la presión, dejando una marca que no desaparece rápidamente al apoyar nuestros dedos. También notarás que se hacen casi imperceptibleslas pequeñas venas que están a la vista en condiciones normales.

¿Por qué se produce la inflamación en pies y piernas del anciano?

La inflamación, básicamente es la acumulación de líquidos entre los tejidos de los miembros inferiores, que puede afectar desde los dedos de los pies hasta las rodillas.

Las personas de edad avanzada son sensibles a padecer estas alteraciones por esa simple condición ya que, por el desgaste natural del sistema circulatorio, las venas que llevan de vuelta la sangre al corazón lo hacen en forma menos eficiente.

En este esfuerzo extra los líquidos que en su momento llegaron a los tejidos tardan más en abandonarlos y esa diferencia entre la velocidad de entrada y salida se refleja en la conocida hinchazón, que es la que limita el campo de acción de los músculos y articulaciones generando lo que llamamos pesadez.  

Consejos para prevenir y solucionar las inflamaciones más comunes

Es fundamental comprender que ninguno de estos tips compensa o evita la consulta médica, muy en especial cuando se trata de adultos mayores. Aunque sean paliativos de efecto casi inmediato, son un complemento del tratamiento profesional.

Para comprender mejor los procedimientos que nos ayudarán a resolver la hinchazón en los pies, piernas y tobillos del adulto, los dividiremos en dos grupos: Preventivos y paliativos.

Preventivos:

  • Dieta variada que provea líquido a través de frutas, verduras y hortalizas.
  • Consumir no menos de dos litros de agua por día.
  • Elegir el mejor momento anímico y de condiciones climáticas moderadas, para realizar una actividad física controlada y adecuada a las posibilidades de cada persona.
  • Usar calzado y ropa adecuados para evitar compresiones que puedan entorpecer la circulación sanguínea normal.
  • Evitar permanecer de pie o sentado durante mucho tiempo.
  • Reducir (en un contexto controlado por el médico) el consumo de sal, azúcar, harinas y todo alimento refinado en exceso.

Paliativos:

  • Cuando se desarrolle actividad física supervisada, incluir descansos regulares y aumentarlos en duración si se observan los pies hinchados.
  • Procurar que el adulto utilice prendas elastizadas, de compresión regulada, en las zonas en las que aparece la hinchazón para que se produzca un auto-masaje durante el día en tareas rutinarias.
  • Colocar al anciano en posición horizontal, apoyando las piernas sobre unas almohadas de modo que la altura del tobillo sobrepase unos pocos centímetros la altura aproximada del corazón, alternando cada cinco minutos sin elevarlas.  
  • Realizar masajes desde el empeine y arco de los pies, hasta la rodilla, suaves y siempre en sentido ascendente.

Una excelente solución para mejorar la circulación de las piernas es el Cojín TheraLev de Theramart. Tiene formato de cuña y está fabricado con espuma de alta densidad, esto permite elevar las extremidades a la vez que recibimos una gran comodidad durante nuestro descanso. 

 

¿Debo aplicar los consejos de manera estricta?

Si bien la aplicación de estos consejos puede resultar muy beneficiosa para los cuidadores, es recomendable no olvidar que su uso debe considerar el estado de vulnerabilidad del anciano, y que quizá, no se justifique fatigarlos con esquemas rigurosos, sino adaptarlos a sus capacidades reales.

Por ejemplo, si el anciano tiene los pies hinchados, pero no posee la voluntad de recostarse, pues bien, puede optarse porque este se siente cómodamente donde prefiera y tal vez quiera estirar las piernas y apoyarlas en un pequeño banquillo, mientras se le brinda conversación, quizás acepte masajes en los pies y así, lo terapéutico se propaga a lo anímico.

Esperamos que este breve repaso contenga información que ayude a mejorar la calidad de vida de cuidadores, adultos mayores y del núcleo familiar completo.

 

Ramón Calvet

Author Ramón Calvet

Comunicador en temas relacionados con Lifestyle y salud del adulto mayor.

More posts by Ramón Calvet

CUÉNTANOS QUE PIENSAS