Alimentos que debes evitar si cuidas a una persona dependiente

Algo tan sencillo y común de la vida cotidiana puede ser todo un riesgo evitable para otras personas. Nos referimos al momento de la alimentación, mientras algunos la disfrutan y aprovechan para comer todo aquello que les gusta; otros, en cambio, deben comer solo aquello que no les hace daño, ya sea por padecer algún problema de salud o, simplemente, porque la edad lo pide.

Hay alimentos que es mejor evitar, ya que pueden afectar la salud del paciente dependiente e, incluso, provocar situaciones indeseables en el momento de comer. Pero, ¿cómo hacer para alimentarlo bien y garantizar que esté bien nutrido?

La alimentación del adulto mayor dependiente

En el caso de los adultos dependientes, su alimentación requiere de mucha atención y responsabilidad. No solo por la presencia de alguna enfermedad como podría ser diabetes, presión arterial, Dispepsia, Deglución dolorosa, enfermedades coronarias, Disfagia, etc.; sino que, los alimentos que se les dé deben garantizar nutrirlos y no hacerles daño.

Sabemos que las personas mayores necesitan tener una buena nutrición y eso se lo brindan los alimentos y, de tratarse de ancianos dependientes, con más razón debemos tener en cuenta aquellos alimentos que podrían dañarlos. Por ello, queremos contarte cuáles son y, al final, un “bonus track” de lo que sí pueden comer.

Alimentación, ¿es lo mismo que nutrición?

Hablar de alimentación no es lo mismo que decir nutrición. Cuando nos alimentamos hacemos caso a un acto voluntario en el que satisfacemos el hambre. Mientras que la nutrición es la tarea que realiza el cuerpo para tomar todos los nutrientes necesarios para poder mantenerse con vida, y es un acto involuntario.

Entre la alimentación y la nutrición media algo muy importante: aquello que nos alimenta. Es decir, la propia comida. Quizás resulte muy obvio, pero te comento esto porque hay personas mayores que pueden, y ¡qué bueno que así sea!, comer todo tipo de alimento; pero otros, no.

Son aquellos ancianos dependientes con problemas de deglución  a quienes hay que cuidar mucho más porque ya no tienen la capacidad de triturar ciertos alimentos o que su cuerpo, por muchos motivos, ya no puede alimentarse de la misma manera que venía haciéndolo tiempo atrás. Entonces, debemos re considerar la manera de hacerlo.

Problemas de deglución, ¿a qué se deben?

  • Dificultades en la masticación
  • Pérdida de piezas dentales
  • Problemas de movilidad
  • Ansiedad
  • Cirugías en la zona relacionada con el tracto digestivo
  • Trastorno en el sistema nervioso
  • Problemas en el esófago
  • Tos, hipo al comer
  • Daños neurológicos
  • Tumores
  • Problemas en la función motora

¿Quieres saber cómo mejorar las articulaciones  de un paciente? Te lo contamos en este articulo

 

 Alimentos con riesgos para personas dependientes

  • Los secos: Como patatas fritas, quesos secos, pan tostado o con semillas, frutos secos. Estos alimentos se trituran al morderos y la lengua tiene dificultades para recoger los restos, por lo que quedan en la cavidad bucal pudiendo provocar ahogo en el momento menos pensado.
  • Los tienen pulpa y desprenden líquidos: principalmente frutas. Estas, con más razón las ácidas, puede demorar en pasar por el tracto digestivo y al inhalar, pasar sin querer al tracto respiratorio.
  • Los que se dispersan por la boca: arroz, guisantes, legumbres, galletas saladas, arroz o copos de cereales secos, pan tostado y pan blanco suave. Igual que la categoría anterior, la diferencia está en que estos son más grandes, pudiendo generar asfixia y grande problemas de falta de aire.
  • Líquidos: Agua, zumos de consistencia fina, leche, café o infusiones. Es conveniente aumentar la consistencia de los líquidos hasta el punto indicado por prescripción médica (néctar, miel, púding).
  • Los de consistencia pegajosa: plátano, puré de patata, leche condensada, miel, algunos postres, caramelos que además, generan mucha saliva y ésta puede desviarse a las vías respiratorias si no se traga bien. Aquí también sumamos los huevos con poca consistencia, quesos calientes o fundidos
  • Los que tienen fibras o filamentos: algunas frutas como la piña, algunas verduras, carnes, verduras crudas, trozos de verduras y verduras muy fibrosas. También pueden quedar depositadas en la garganta, dificultando el paso del aire y otros alimentos.
  • Aquellos con huesos pequeños, espinas, grumos, semillas: hablamos de pescado, kiwis, fresas, carnes picadas secas, carne a trozos, pollo, entre otros. Estos, al ser muy pequeños, pueden afectar las vías respiratorias a la vez que lastimar el aparato digestivo o generar inflamación, flatulencias y dolores abdominales.
  • Los que tienen doble textura: sopa de fideos, arroz con leche, leche con cereales.

A cambio, te proponemos que lo alimentes con…

  • Zumos espesos, sorbetes, gelatina y líquidos de consistencia fina pero espesados.
  • Mantequillas, margarinas, queso cottage, cremoso o licuado, quesos suaves, yogures, helados de crema.
  • Huevos en forma de tortilla, escalfados, revueltos, medio cocidos y flanes.
  • Panes, tostadas, cereales cocidos, panes o galletas sin nueces ni pasas ni trozos de cereales, y casi todas las pastas para sopa.
  • Verduras suaves enlatadas, patatas – gratinadas, al horno, hervidas o en forma de puré, con margarina, verduras en puré espeso y verduras picadas e incluidas en gelatina.
  • Frutas enlatadas suaves sin pepitas ni piel, plátanos maduros, frutas -en puré, batidas, espesas, frías- y frutas blandas en gelatina.
  • Carne melosa, albóndigas, carne picada con salsas, salsa de carne, pescado meloso, suave y sin espinas.

Recuerda que es indispensable realizar cuatro o cinco comidas diarias. Al distribuir la comida en diferentes horarios, la ingesta de comida de reduce en cuanto a cantidad lo que es ideal para controlar mejor lo que el anciano dependiente come, así como brindar más nutrientes que lo mantengan fuerte y saludable.

Victoria Navicelli

Author Victoria Navicelli

Docente, Periodista Digital y Redactora. Investigo, leo, escribo: Profundizo temas de interés y disfruto compartiéndolo con los demás.

More posts by Victoria Navicelli

CUÉNTANOS QUE PIENSAS