Refuerza las articulaciones del paciente con estos ejercicios

Quizás tu familiar esté transitando la edad adulta gozando de buena salud o, quizás tengas que estar con él tiempo completo porque necesita de tu asistencia y compañía. Ya sea porque pase mucho tiempo en cama o tenga una rutina sedentaria o, porque ya no pueda transitar solo; siempre es importante estimular su cuerpo para que esté fuerte y saludable.

Hablar de actividad física para adultos mayores no debe asustarte, ya que existen ejercicios sencillos de hacer en la comodidad de casa, e incluso, sin desplazarse en lo más mínimo. Lo importante es que el adulto se mantenga activo tanto en lo físico como en lo emocional.

En esta oportunidad, te vamos a contar cuáles son los mejores ejercicios para activar y reforzar sus articulaciones. Esto lo ayudará a evitar contracturas, torceduras y, sobre todo, evitar los dolores articulares.

 ¿Quiénes pueden hacer estos ejercicios físicos?

Según el doctor Pedro Gil Gregorio, el 60 % de los adultos no hace ejercicio de forma regular y el 30% es totalmente sedentario. El nivel de actividad física desciende a medida que avanzan en edad y esto los perjudica mucho, ya que su cuerpo se va endureciendo y aparecen molestias físicas y emocionales.

El paso de los años no es motivo para evitar hacer ejercicios, solo debemos adaptarlos a la condición física personal. Entender que nuestro familiar tiene su tiempo y capacidad de movimiento, y saber que puede mejorar si mantenemos una rutina saludable.

Prácticamente, todos los mayores pueden hacer ejercicios físicos. No cabe duda que antes de comenzar con la rutina, tendrás que hacer una consulta al médico para contarle tu propuesta y para que juntos decidan cuál será la mejor rutina de acuerdo a las posibilidades que tenga el dependiente.

¿Por qué el ejercicio es bueno para el adulto?

La persona mayor que tiene una vida sedentaria y con poca movilidad va perdiendo capacidad en varias áreas del cuerpo que son las que permiten gozar de buena salud y autonomía: la resistencia, el fortalecimiento de articulaciones, el equilibrio y la flexibilidad.

Lo bueno es saber que todo esto puede evitarse con la práctica diaria de sencillos movimientos que mejoran, especialmente, el trabajo articular. Nos enfocaremos en esta parte del cuerpo, ya que las articulaciones son los engranajes principales de los diferentes desplazamientos del adulto.

Reforzar las articulaciones

Las articulaciones son los pequeños engranajes ocultos que permite los movimientos mecánicos, aportan elasticidad y sirven de unión entre los huevos, los huesos y los cartílagos o entre el tejido óseo y los dientes. ¿Cómo no ejercitarlas?

Gracias a las articulaciones es que podemos desplazarnos y hacer todo tipo de movimiento como sentarnos, caminar, correr, hablar, entre muchos otros. En el caso del adulto mayor, mientras más sedentario sea, más riesgo corre que sus articulaciones se atrofien, duelan y le impidan moverse.

Realizar un buen calentamiento y movilizar el cuerpo ayudará mucho al anciano a reforzar estos tejidos del cuerpo, evitar futuras lesiones en codos, hombros, muñecas o tobillos; además de ganar fuerza y confianza.

¿Por qué es importante controlar la presión arterial en la tercera edad? Te lo contamos en este artículo.

 

Ejercicios físicos para reforzar las articulaciones del paciente

 

  • Movimiento del cuello

Antes que nada, ubicar al adulto mayor sentado, para evitar mareos o cansancio.

Comenzar lentamente a mover la cabeza en dos direcciones: Primero, de manera vertical, mirando un punto arriba y luego, abajo. Este ejercicio es conocido como “el movimiento del sí”. Segundo, de manera horizontal, mirando un hombro y luego el otro. A este movimiento  se lo denomina “movimiento del no”.

Es importante hacer este ejercicio de manera pausada, lenta y acompañarla con una respiración profunda y  consciente. Además, mantener los ojos abiertos en todo momento, para no marearse. Al menos, hacer 5 repeticiones de cada uno.

  • Movimiento de hombros

Del mismo modo, sentados en una silla cómoda, con la espalda lo más derecha posible y cerca del respaldar. Este ejercicio requiere hacer un movimiento lento, pero completo de los hombros.

Podemos pedirle al anciano que imagine que son como dos rueditas que van moviéndose hacia adelante y hacia atrás. Hacer 5 repeticiones moviendo hacia atrás y hacia adelante.

  •  Movimiento de muñecas

Permanecer en una posición cómoda, ya sea sentados o parados. Pedirle al adulto que estire sus brazos hacia el frente. En caso de que no pueda estirarlos completamente, no importa, permitamos que haga su mejor esfuerzo.

Cerrar las manos en puño y hacer pequeños movimientos circulares hacia un lado y hacia el otro. Podemos hacerlo según el ritmo respiratorio. O sea, inhalar girando las manos hacia y un lado, exhalar y girar hacia el lado contrario.

  • Movimiento de tobillos

Para realizar este ejercicio necesitaremos que el anciano esté cómodamente sentado para que pueda despegar uno de sus del piso y comience a hacer pequeñas rotaciones desde el tobillo. Al igual que los ejercicios anteriores, intercambiar los movimientos de acuerdo a la inhalación y exhalación. Repetir entre 3 y 5 veces con cada pie.

  • Masaje en la planta del pie

Este ejercicio es a manera de cierre. La idea es masajear la planta del pie completo sabiendo que, por reflexología, en esta zona se encuentra toda la información del cuerpo entero.

Podemos tomar una pelotita pequeña, de un material liviano y flexible. Pedirle al adulto que se siente cómodo y colocar la pelota debajo de la planta de uno de sus pies. Comenzar a hacer pequeños círculos y movimiento de desplazamiento del pie que permitan a la esfera, masajear toda la superficie inferior del pie. Repetir en ambos pies al menos por un minuto.

Beneficios de la actividad física para adultos mayores

  • Mejoran los parámetros de funcionamiento cardíaco
  • Mejoran las cifras de tensión arterial
  • disminuye el riesgo de cardiopatía isquémica
  • Disminuye el riesgo de sufrir caídas
  • Reduce el dolor de los procesos degenerativos oesteoarticulares
  • Mejora el patrón del sueño y de la cognición
  • Evita la depresión
  • Frena la atrofia muscular
  • Favorece la movilidad articular
  • Evita la descalcificación y desmineralización ósea

¿Puedes ver lo sencillo que es hacer ejercicios físicos para reforzar las articulaciones del adulto mayor? Ser constantes en ésta práctica le devolverá salud y energía a tu familiar. Además, son ejercicios que puedes hacerlo junto a él, para acompañarlo y también para mover tu cuerpo.

Victoria Navicelli

Author Victoria Navicelli

Docente, Periodista Digital y Redactora. Investigo, leo, escribo: Profundizo temas de interés y disfruto compartiéndolo con los demás.

More posts by Victoria Navicelli

CUÉNTANOS QUE PIENSAS