¿Pérdida de apetito? Consejos para que el anciano se alimente bien

Tamara es una joven cuidadora que, además de hacer su trabajo con mucho cariño y responsabilidad, es una cocinera magnífica. Ninguno de sus pacientes se ha podido resistir a los platos mágicos que prepara con tanta dedicación.

Es que, además de sabrosos, sabe lo que a cada anciano le gusta pero, de un tiempo a esta parte ha notado que uno de ellos, Juan, de 80 años, ya no disfruta de sus platos, paulatinamente ha dejado de comer.

¿Habrá algo malo en el menú? No, el menú es perfecto y el indicado para el anciano. ¿Entonces, qué es lo que pasa?

¿Qué hacer en estos casos? ¿Por qué en anciano se niega a comer cuando los platos que le sirven son sabrosos y llenos de nutrientes necesarios para su salud? Juan podría estar sufriendo hiporexia, una pérdida progresiva de las ganas de comer, situación que afecta entre el 50% y el 60% de los mayores.

¿Qué es la hiporexia?

La inapetencia es algo muy común en los adultos mayores. Según el médico familiar David Curto, el paso de los años genera cambios en el cuerpo, las capacidades y las funciones biológicas. Uno de los aspectos que se ve afectado es el de la alimentación, es decir, en anciano pierde el apetito y ya ningún alimento lo satisface.

Esta pérdida de apetito se denomina Hiporexia y afecta al 90% de personas mayores de 80 años y, generalmente, aparece por cuestiones relacionadas con lo fisiológico, ya sea porque los ancianos no tienen las mismas necesidades físicas y energéticas, así como también porque su estómago demanda menos cantidad de alimentos.

La hiporexia es difícil de detectar, pues es común que el anciano se niegue a comer en algún momento del día, pero el signo de alarma se activa cuando evita alimentarse durante días seguidos o cuando es evidente la pérdida de peso.

Motivos generales hiporexia

  1. Tristeza, nervios o estrés
  2. Internación es hospitales o residencias de manera involuntaria
  3. Pérdida de un ser querido
  4. Depresión
  5. Anorexia nerviosa
  6. Cáncer de estómago, colon, páncreas
  7. Trastornos digestivos
  8. Insuficiencia renal
  9. Demencia
  10. Enfermedad pulmonar crónica
  11. Insuficiencia cardíaca
  12. La toma de medicamentos

Consecuencias principales de no ingerir comida

  • Desnutrición
  • Complicaciones digestivas
  • Desequilibrios nutricionales

Consejos prácticos para que el anciano se alimente bien

Evita hacer preguntas: No le consultes si quiere comer, porque, probablemente te diga que no. Mejor hazle invitaciones a comer y descríbele con qué lo sorprenderás. Por ejemplo, dile: ¡Es hora de comer!, o, “vamos a probar un rico plato, especialmente hecho para ti”.

Elabora platos divertidos: Con colores llamativos, texturas e, incluso, aquellos que más le gustan y le recuerdan momentos lindos de su vida. Evita la monotonía en el menú.

Los utensilios: Una buena idea es optar por cubiertos pequeños para que se alimento con la cantidad necesaria. Si bien lo que pretendes es que se alimente, es mejor que ingiera algo de nutrientes más que la cantidad.

Una pequeña cuchara le dará la sensación de estar comiendo poco, a la vez que evita ahogos y atragantamientos. Procura que pruebe al menos 6 cucharadas de comida. Asimismo, prueba con vasos y platos de otros colores y texturas.

Come con él: Siéntate en la misma mesa y sírvete un plato con las mismas cantidades. Come lento, y acompaña su momento de almuerzo. Evita el dialogo, la idea es que pueda percibir que lo acompañas comiendo lo mismo.

Alimentos indicados: Procura que sean alimentos de fácil masticación y deglución.

Cuida la temperatura: Evita que los platos estén muy calientes, ya que estos sacian más que los platos tibios.

Controlar la ingesta: Reparte entre 5 y 6 comidas diarias, poco volumen, pero con alimentos muy nutritivos.

¿Conoces cuáles son los mejores ejercicios para estimular la estimulación cognitiva del adulto mayor? Aquí te las contamos.

 

Ideas prácticas: Adaptar los alimentos

  • Si notas que hay alimentos que hacen mal (nauseas, dolores estomacales, pesadez), mejor evítalos.
  • Controla la cocción de los alimentos, deben estar bien cocidos, o en su punto justo.
  • Aumenta la densidad calórica y de proteínas
  • Brindar suplementos vitamínicos
  • Adorna el plato, estimular el sabor a través de la vista es muy buena idea.
  • Intenta buscar alternativas, para hacer los platillos que le gustan pero de manera saludable.
  • Jamás obligar al anciano a comer.

Si notas que en anciano se niega a comer durante más de dos días seguidos, es imprescindible que acudas a su médico. Este no solo revisará la situación, sino que te dará los consejos e indicaciones precisas de cómo avanzar para cuidar la salud del adulto mayor.

Victoria Navicelli

Author Victoria Navicelli

Docente, Periodista Digital y Redactora. Investigo, leo, escribo: Profundizo temas de interés y disfruto compartiéndolo con los demás.

More posts by Victoria Navicelli

CUÉNTANOS QUE PIENSAS