Algo más que tristeza: ¿Cómo saber si tu familiar está deprimido?

‘Paulina’ lo tenía claro. Aquella noche, cenaría en casa con su esposo, sus dos hijos y su nieta. Después de una pasta con pollo, rematarían con helado napolitano. Luego entraría en su habitación para suicidarse .

Después de todo, le habían diagnosticado una enfermedad incurable , le había dado cuenta de que su esposo la engañaba, y estaba enojada con sus hijos por ningún caso.

De hecho, ya había preparado cartas de despedida para familiares y amigos. Y aquella noche en la soledad de su cuarto, un punto de zambullirse un frasco de píldoras, su nieta entró de súbito a la habitación para preguntarle si podría servirse más helado.

Nunca conocí a ‘Paulina’, pero sí a la nieta que la interrumpió de terminar con su vida. Años más tarde su propia abuela se lo confesó, en una de las tantas noches que cuidó de ella hasta su muerte.

La nieta de ‘Paulina’ fue mi paciente. Ya convertida en una adulta, la mujer seguía preguntándose qué tanto se podría privar a su abuela como para pensar en el suicidio.

Depresión, un mal silencioso

La depresión es un trastorno mental experimentado por sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración que interfieren con la vida diaria de la persona.

Dentro del cerebro, lo que ocurre es la disminución de una hormona llamada serotonina, la cual se encarga de las emociones regulares de bienestar y sueño. Por lo tanto, no solo se vería afectado el ánimo de la persona, sino también su calidad al dormir.

Se sabe que 15% de los adultos mayores de 60 años padecen de algún trastorno mental. Uno de ellos podría ser la depresión.

A veces, es difícil de detectar, pues los síntomas no son del todo visibles (como el caso de ‘Paulina’, que horas antes de intentar suicidarse preparan la cena e incluso convivió con su familia). De ahí que suelan llamarle ‘la enfermedad silenciosa’.

Preguntas y respuestas

De la depresión se puede hablar mucho, pero quizás estas preguntas te sirvan como punto de partida para saber más sobre este tema y la manera en que, como cuidador, puedes ayudar a tu paciente.

Depresión y tristeza, ¿son lo mismo?

Básicamente, la respuesta es no. La tristeza es una emoción. La depresión es un trastorno. Por ejemplo, podríamos sentir tristeza por el fin de algún ciclo de vida, una separación o por algún objetivo no logrado.

Pero en realidad, la depresión es diferente porque afecta el funcionamiento general de la persona, su voluntad, autoestima, horas de descanso y actividades.

¿Cuáles son las causas más comunes de la depresión en un adulto mayor?

Es una realidad de la adultez puede venir acompañada de transformaciones profundas y duelos importantes:

Como por ejemplo, dejar de trabajar, mudarse de la casa propia a la de algún familiar o centro de asistencia, los síntomas propios de alguna enfermedad que padecen, la muerte de amigos y seres queridos cercanos, y, por supuesto, perder la independencia y estar al cuidado de otras personas.

Mi adulto está pasando un momento difícil en su vida, ¿estará deprimido?

De esta forma, si su paciente está viviendo algo como la muerte de su cónyuge o de algún amigo cercano, o no puede caminar y debe comenzar a usar una silla de ruedas, no se trata de una depresión ni de una tristeza.

Lo que puede ser es una aflicción, es decir, la sensación que se experimenta tras una pérdida. No requiere requerimiento de tratamiento, menos que la sensación se prolongue por mucho tiempo y afecte otras áreas en la vida del paciente.

¿Cuáles son las señales de alerta para saber si mi adulto podría tener depresión?

Algunos de los más comunes podrían ser fatiga, falta de apetito, problemas para dormir, pérdida de interés por pasatiempos que solían gustarle, pesimismo, baja autoestima, irritabilidad, problemas de concentración, pensamientos sobre la muerte y, como viste al inicio, problemas de suicidio

Aprende a empatizar y a fortalecer el vínculo con es adulto mayor con estos Tips.

 

Creo que mi paciente está deprimido, ¿Cómo lo compruebo?

En cualquier caso, es necesario acudir con un profesional de la salud mental. Los psicólogos, por ejemplo, nos apoyamos en algunas pruebas psicométricas.

Una de ellas es conocida como Inventario de Depresión de Beck (también llamado BDI) y sirve para evaluar si la persona tiene o no depresión y, de ser así, en qué grado.

En caso de tener depresión, el terapeuta puede canalizarse con una psiquiatra para lo relacionado con el tratamiento.

Como cuidador, ¿qué puedo hacer para ayudar?

Obviamente que puedes hacer mucho, de verdad. Por supuesto, el profesional de la salud será el encargado del tratamiento.

Pero tú puedes ser de gran ayuda, desde para administrar los medicamentos hasta para brindar tu apoyo y recibir comprensión, pasando por hablar y escuchar, acompañarlo e integrarlo a la familia y las actividades.

Amar para sanar

Llegar a cierta edad de la vida nunca será sinónimo de depresión . Por supuesto, hay algunos factores que podrían contribuir, pero ninguno es definitivo ni la antesala de este padecimiento.

Lo más importante es saber estar para nuestros adultos mayores. Su salud mental es tan importante como su bienestar físico. Si nos preocupamos por su cuerpo, ¿por qué no por su cerebro?

Durante el tiempo que llevas conviviendo con tu adulto mayor, probablemente ha descubierto más sobre su vida y lo que ha conocido mejor. Permanece cerca . Su salud mental te lo agradecerá.

 

Abraham Monterrosas Vigueras

Author Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clínico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar.

More posts by Abraham Monterrosas Vigueras

CUÉNTANOS QUE PIENSAS