Los secretos para envejecer de modo saludable

Pocas personas hablan de algo tan cierto como lo es el proceso de la vida. Nacemos e, indudablemente, crecemos. Y eso genera que día a día el cuerpo cambie de acuerdo a nuestra edad. Los años pasan y con ellos, nuestro organismo se va desarrollando y todo responde según el proceso biológico que vamos atravesando.

A más edad, más cambios y diferentes atenciones. Por eso los médicos siempre recomiendan tener buenos hábitos durante la edad joven, porque de ellos dependerá luego el tipo de vejez que tendrá una persona. No es lo mismo cumplir años que, tener salud a medida que pasan los años.

Tal como afirma el doctor José Augusto García Navarro: “envejecer es como ir en un coche: necesitamos un motor, combustible y alguien que conduzca. El motor es el ejercicio físico, el combustible la comida y el conductor es el cerebro”. Mantener en orden estos elementos a los largo de la vida es lo que garantiza un envejecimiento saludable.

 ¿Cuándo comienza el proceso de envejecimiento?

En el mundo existen muchas discusiones sobre este tema, pero solo hay una verdad: Las personas envejecen día a día. Su estilo y calidad de vida es la que determinará cómo llegarán a la edad adulta. Mientras más saludables sean los hábitos que se tengan, mejor será la vejez de una persona.

Según un estudio de la Universidad de Stanford, empezamos a envejecer a partir de los 34 años. Esto se debe a que, a esta edad, comienzan a detectarse los primeros signos como cambio en el metabolismo, la estructura ósea se torna más débil, solemos olvidar algunas cosas  y los patrones del sueño se modifican.

Es un error creer que se es anciano cuando se cumple una determinada edad cronológica. Cuidar de la salud es tener en cuenta que la vida es un proceso y que el envejecimiento no ocurre de manera uniforme.

¿Qué nos dice la ciencia?

La revista Nature Medicine reveló que hay tres etapas en el ciclo de vida humano. El primero es a los 34 años (edad adulta temprana), el segundo a los 60 (edad media tardía) y el tercero a los 78 (vejez). En cada uno de estos periodos, el cuerpo cambia y, mientras más lo cuidemos, mejor llegaremos a la “tercera edad”.

Tal como afirma el docente Jesús A.F. Tresguerres, el ritmo de envejecimiento lo determina en un 30% la genética y en un 70% nuestros hábitos de vida, por eso tomá nota de estos consejos para envejecer de manera saludable y disfrutar la vida con más plenitud.

Lo qué ocurre en el cuerpo a medida que envejece

Muchas personas asocian la vejez con las canas o las arrugas en la piel. Y eso es porque, obviamente, es lo más visible, pero, en su interior ocurren muchos cambios. El paso del tiempo se ve en el estado de los tejidos y órganos, por eso es que es tan importante cuidar el cuerpo.

Con el paso de los años se produce una disminución de las funciones del organismo. Según el catedrático Manuel J. Castillo esa pérdida es de aproximadamente un 10% por década. Es decir, cada diez años se producen cambios muy grandes que nos acercan más a la madurez.

Además de las arrugas y las canas en el cabello, existen otros signos que recuerdan el  paso del tiempo. Entre ellos podemos mencionar la vista cansada, la pérdida de fuerza y de reflejos, menor crecimiento de las uñas, adelgazamiento de las paredes de corazón, curvatura de la espalda.

El más significativo de los cambios es la pérdida de tejido óseo, así como de estatura. Solemos ver a las personas mayores más bajas y con contexturas más pequeñas y se debe a esto mismo, el paso de los años. El peso también disminuye por la pérdida de músculos, de agua y de masa ósea. A partir de los 75 años se pierde grasa y capacidad de generar energía, y por eso también tienen  más frío.

¿Sabes detectar la pérdida de audición en el adulto mayor? Aquí te lo contamos.

 

10 consejos para envejecer de manera saludable

  • Una alimentación correcta

Cuidar el cuerpo también es alimentarlo como corresponde. Y esto no quiere decir comer siempre lo mismo o extremar medidas, sino buscar opciones saludables y ricas a la vez. Evitar los alimentos procesados o ultra procesados, ricos en grasas, azúcar y sal.

Optar por agregar a la dieta más frutas y verduras así como bebidas naturales y frutos secos, garantiza estar más nutrido y con más posibilidades de evitar enfermedades vinculadas con el aparato digestivo.

  • Tener una rutina de ejercicios físicos

El ejercicio es una práctica que mantiene al cuerpo en movimiento y joven. Además de mantenerlo en un peso ideal, caminar con regularidad también colabora con la circulación de la sangre, el trabajo del corazón, barre impurezas y desintoxica el cuerpo. Basta con 30 minutos diarios de actividad física, que pueden incluir actividades de jardinería o simplemente caminar.

  • Evitar intoxicar el cuerpo con agentes externos

El tabaco, el alcohol y demás sustancias dañan el cuerpo en gran medida. ¿Para qué dañarlo con cosas que no nos permitirán gozar de la vida durante la tercera edad? Lo mejor es tomar conciencia de los malos hábitos a tiempo y eliminarlos por completo, así lograr no solo llegar a adultos, sino hacerlo de la mejor manera posible

  • Visitas periódicas al médico

Mantener una rutina de control médico también previene la aparición de los llamados “enemigos silenciosos”. Es decir, aquellas dolencias o enfermedades que podrían deteriorar el organismo. Un buen chequeo regular previene cualquier dolencia y marca los cambios necesarios para seguir disfrutando de cada etapa de la vida.

  • Descansar lo necesario

Dormir bien no quiere decir dormir muchas horas al día, sino, dormir la cantidad recomendada: 8 horas. El cuerpo descansa y despierta renovado y preparado para comenzar la jornada.

  • Evita situaciones estresantes que afecten el cuerpo y mente

El estrés es algo natural que se da cuando estamos ante una situación de peligro. El organismo produce hormonas que se preparan para luchar o para la huida, de acuerdo a la situación en la que nos encontremos. Si esta situación es crónica, obviamente afecta al organismo, ya que el todo el tiempo estamos generando hormonas que “intoxican” el cuerpo al punto de poder enfermarlo. Evitar este tipo de situaciones mejora la salud y permite un envejecimiento más saludable.

  • Viajar, salir a disfrutar la vida

La vida social es un factor fundamental para gozar de buena salud. No solo hace bien tomar aire y conocer lugares nuevos, sino, conocer gente y vivir nuevas experiencias. Todo el tiempo se pueden vivir momentos inolvidables, no hay que temer y animarse a disfrutar más de las cosas simples.

 

¿Qué te parecieron estos consejos para mejorar la calidad de vida? Nada puede evitar el paso del tiempo, ni sus efectos, pero sí es posible envejecer de forma saludable cultivando hábitos más conscientes teniendo en cuenta el cuidado del organismo y también de los estados emocionales.

Victoria Navicelli

Author Victoria Navicelli

Docente, Periodista Digital y Redactora. Investigo, leo, escribo: Profundizo temas de interés y disfruto compartiéndolo con los demás.

More posts by Victoria Navicelli

CUÉNTANOS QUE PIENSAS