fbpx

Lo más importante del cuidado de la vista en personas mayores

¿Cuántas historias estarán escritas en los ojos del adulto al que cuidas? Todo lo que habrá visto con ellos, las personas que habrá conocido, las lágrimas de felicidad que habrá derramado…

Los ojos son dos de sus más valiosos tesoros. Por ello es vital cuidarlos. Y tú puedes ayudarlo con eso.

Con los debidos cuidados, la vista nos acompañará toda la vida. Y en personas mayores, existen algunas enfermedades que pueden impedir disfrutar por completo de este sentido humano, y que pueden complicarse si pasan el tiempo en cama debido a su condición física.

Enfermedades oculares comunes en adultos mayores

  • Síndrome de ojo rojo: Suele ocurrir en adultos mayores, sobre todo en aquellos que se encuentran en cama en algún hospital o centro de asistencia. Esto se debe a que la humedad de estos sitios a veces no es suficiente y el ojo tiende a secarse.
  • Cataratas: Ocurre cuando aparecen áreas nubladas en el lente del ojo y causan una visión borrosa o turbia. La cirugía puede ser de gran utilidad.
  • Glaucoma: Ocurre luego de una la continua presión del fluido dentro del ojo. Avanza lentamente y no suele ocasionar dolor en etapas tempranas. Sin el tratamiento adecuado, puede ocasionar ceguera. Puede tratarse con medicamentos, láser o cirugía.
  • Degeneración macular relacionada con la edad (DMRE): También conocida por sus siglas en inglés AMD), es un problema en la retina y se produce cuando una parte de la retina (llamada mácula) se daña, dificultando la capacidad para ver objetos claramente.
  • Consecuencias derivadas de otras enfermedades: Sin el tratamiento adecuado, malestares como la diabetes o la presión alta pueden afectar la vista y ocasionar problemas como retinopatía diabética (resultado del daño en los vasos sanguíneos de la retina, debido al azúcar en la sangre no controlado, lo cual incluso puede ocasionar ceguera).

Los aliados de la buena salud ocular de tu paciente son:

  • Ojos limpios son ojos sanos. Siempre hay que estar al pendiente de cómo luce la llamada ‘conjuntiva’, es decir, la membrana mucosa transparente que tapiza el globo ocular​.
  • Comunicación. Es importante siempre hablar con tu adulto y preguntarle qué ve y cómo lo ve. Puedes probar con los objetos que se encuentran en el lugar donde cuidas de él. Que te diga los colores que percibe, si algo percibe borroso o si le cuesta distinguir ciertas letras.
  • Revisión médica. Programen una consulta con algún especialista de los ojos para que pueda valorar a tu paciente y, en caso de encontrar algún problema, pueda guiarlos en cómo ayudarlo.

Se recomienda que las personas mayores de 65 años deben examinarse los ojos una vez al año.

Cuando el adulto acuda con un especialista, le colocarán gotas en los ojos para dilatar las pupilas y así revisar su interior. Y si la persona utiliza lentes, el médico verificará si la graduación es la correcta o qué ajustes recomienda. Así que antes de acudir a esta cita, explica a tu adulto estos procedimientos para que se sienta con mayor confianza.

¿Cómo cuidar los ojos de mi adulto mayor?

  • Atender los síntomas. Es necesario acudir con un especialista si tu paciente súbitamente no puede ver o todo lo ve oscurecido, si ve destellos de luz, si tiene dolor en los ojos o visión doble, o si presenta lagrimeo, enrojecimiento o hinchazón en los ojos o párpados.
  • Eviten los lavados con manzanilla. Muchas personas suelen realizárselos, pero la realidad es que la manzanilla no está estéril ni limpia, por lo que podría generar infecciones.
  • Tener cuidado son los sueros fisiológicos (soluciones salinas). Si bien son una mejor alternativa que los lavados con manzanilla, podrían llegar a resecar el ojo. Un experto en salud podrá asesorarte sobre cuál es la mejor opción para tu paciente.
  • Aprender dónde y cómo se colocan las gotas y pomadas oculares. Muchas personas las aplican fuera del ojo o incluso en pestañas o en los bordes externos, lo cual no tendría ningún efecto.

Por ello, si el médico recomienda la aplicación de gotas o pomada en los ojos, te decimos cómo hacerlo:

Pasos para colocar gotas en los ojos (colirio) o alguna pomada en un adulto mayor:

  1. Comunícate con tu adulto y explícale lo que vas a hacer y cuál es el beneficio para su salud. Hazlo con una gran paciencia y amor.
  2. Lávate bien las manos.
  3. Pide al paciente que mire hacia arriba. Por supuesto, cuenta siempre con una buena fuente de luz.
  4. Toma uno de sus ojos y con cuidado baja el párpado inferior.
  5. Administra las gotas que hayan sido indicadas en el saco conjuntival (espacio que se forma entre los párpados y el globo ocular). En el caso de una pomada, coloca la cantidad equivalente a un granito de arroz.
  6. Suelta el párpado inferior.
  7. Presiona levemente sobre la vía lagrimal (borde interno del ojo), para que el líquido administrado esté el máximo tiempo posible en contacto con la conjuntiva y tenga mejor absorción. En el caso de la pomada, puedes pedirle al paciente que cierre los ojos un poco y adviértele que va a mirar un tanto borroso, pero el parpadeo le irá limpiando la visión.
  8. Repite la técnica en el otro ojo, si es que también es necesario.
  9. Vuelve a lavarte las manos.
  10. Seca cada ojo con una gasa diferente y limpia, para evitar infecciones.

¿Cómo adaptarse al nuevo papel de cuidador de un adulto mayor? Aquí te contamos cómo asumir la responsabilidad.

 

Seguir mirando la vida

Dicen que ‘Los ojos son la ventana del alma’, y estamos seguros de que a tu paciente aún le quedan muchas historias por capturar a través de ellos.

Cuidar de sus ojos es mantener en plenitud quizá uno de los más importantes sentidos humanos, los cuales guardan una memoria única.

Y así como miras con cariño a tu paciente, él también te mira así a ti. Con todo lo que haces por él, puedes reflejarte en esos ojos y notar su eterna gratitud.

Abraham Monterrosas Vigueras

Author Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clínico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar.

More posts by Abraham Monterrosas Vigueras

CUÉNTANOS QUE PIENSAS